sábado, 30 de septiembre de 2017

PRESENTACIÓN DE EL SECRETO DE LA ESFINGE



Les dejo aquí parte de mi intervención en la presentación ayer de El secreto de la esfinge, en la Librería Cálamo, de Zaragoza.



El tercer secreto de la serie. Dicen que no hay dos sin tres. Aquí  a lo mejor ocurre que tampoco hay tres sin cuatro. Así que amenazo a los presentes con seguir. ¿Y por qué? Pues porque me gustan estos personajes que viven en Zaragoza y que se dedican a la arqueología, a las artes marciales, a la danza. Y me apetece seguir con ellos y descubrir qué les va pasando y a qué misterios, secretos, se van enfrentando.


Foto de mi amiga Penélope G.



 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

·      El ritmo de la novela también sigue ese curso: si en El secreto del galeón, el ritmo era el de las olas del océano, y en El secreto del espejo era trepidante desde la huida de Yilda, aquí el ritmo es el del cimbrear de las palmeras del palacio en el que viven Neferad y su madre. Un ritmo con el que las palmeras se mecen al viento, como en una cuna protectora. Una cuna, un sarcófago, algo en suma, que protege al ser humano, cuando nace y cuando muere. Que es lo que pretende hacer Neferad: quiere escribir las palabras sagradas, y prohibidas a la mayoría de los mortales,  del Libro de los Muertos en el sarcófago de su padre muerto, para que pueda llegar al reino de Osiris igual que los faraones. Palabras, signos jeroglíficos que protegen, que cuidan, que mecen al alma en el más allá, y a las palmeras que miramos.
·      Porque las palabras escritas y dichas tienen el don de crear: el verbo se hizo carne, se dice en los textos sagrados cristianos. Los egipcios tenían un dios creador, Ptah, que solo con nombrar algo ya lo creaba. Las palabras dan la vida, ayudan a  vivir,  y me gusta pensar que ayudan también a bien morir, y tal vez a guiar a quien se va, al menos eso es lo que cree Neferad.
·      
·      

 "El Periódico de Aragón", 30 de octubre de 2017

 Y todos los que estamos aquí creemos en la virtud y en el poder de la palabra, por eso hemos elegido un lugar en el que estamos rodeados de libros. Porque los libros y las librerías nos protegen de la vida, de la muerte, y del tiempo, de nuestro tiempo personal y de los diferentes tiempos que nos toca vivir a lo largo de nuestro paseo por el mundo. Un paseo en el que el viento nos mece, nos “mueve, esparce, desordena”, como en el verso de Góngora, y en el que nos aferramos a la palabra como se aferran a la tierra las palmeras.
·      Muchas gracias.


sábado, 16 de septiembre de 2017

EL SECRETO DE LA ESFINGE






Escribí EL SECRETO DE LA ESFINGE poco después de la muerte de mi padre. Quería escribir un tercer "Secreto", y necesitaba escribir sobre el tema de la muerte, de la ausencia, del dolor, de la necesidad, de la aceptación, de la vida que continua a pesar de todos los pesares.

El lector encontrará la continuación de las vidas, o no, de los protagonistas de otros secretos, Marga, Federico, Elena, Carlos, Paquita, don Nicolás... La invesigación esta vez les llevará a un objeto que siempre tuvieron muy cerca, pero cuya existencia desconocían. Como nos pasa tantas veces en tantos aspectos de la vida cotidiana.

El antiguo Egipto, el proceso de momificación, los jeroglíficos, el Libro de los Muertos... están muy presentes en las páginas del libro.
No es una novela triste aunque habla de la muerte, porque yo necesitaba seguir adelante a pesar del dolor, como los protagonistas, como Neferad, como Marga, como Carlos...

El lector no encontrará el ritmo trepidante de El secreto del espejo: aquí el ritmo lo imponen las palmeras que se cimbrean al viento del desierto. Esa es la melodía recurrente entre los papiros, el estanque, la pesencia de Isis, y siempre de una garza blanca muy especial...

La cubierta es de David Guirao, que como siempre ha captado la esencia de lo que quiero contar en la novela. Gracias por tantos azules.

La edición a cargo de Rocío Alarcos y de Pablo Cruz. Gracias, Anaya Infantil y Juvenil, por seguir confiando en mis libros.


lunes, 15 de mayo de 2017

POR FIN, POSTALES COLOREADAS



Ya ha salido y se ha presentado en Huesca y en Zaragoza mi nueva novela, Postales coloreadas.

Me emociona hablar de ella aquí, como me ha emocionado en la radio, en las entrevistas en prensa, en las presentaciones.


En la foto, entre Fernando Sanmartín, querido y admirado escritor que presentó la novela en Zaragoza, y Alfonso Castán, editor de Contraseña. Estamos ante el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza, donde se presentó Postales coloreadas el día 5 de mayo.

Más de diez años. Mucho tiempo. Poco tiempo para narrar lo que las abuelas contaban y lo que no contaban.
Para dar vida a las viejas postales, a las viejas fotos, a los objetos que siempre me han acompañado: de algunos sé la historia, de otros no. Pero alguna historia tendrán. Incluso más de una, y más de dos...


En Librería "Anónima" de Huesca, el día 28 de abril, con Chema y Ana, libreros, Alfonso Castán, editor de Contraseña, y Alberto Gamón, ilustrador de la preciosa cubierta.

Cuando acabé de escribir Postales coloreadas, cuando puse el último punto y final, temblé. Nunca me había pasado hasta ese momento al finalizar una novela. Tuve la sensación de vacío sumada a la de pérdida: fue como si hubiera perdido otra vez a mi abuela Mercedes, a mi tía Pilar, a todos los que se han ido ya.

La vida de una familia normal y corriente. La materia de la que están hechas las novelas, la vida, los sueños.

Lo normal. O sea, lo que nunca lo es.

sábado, 1 de abril de 2017

POSTALES COLOREADAS, dentro de muy pocos días

Tal vez sea mi libro más personal. Ese en el que una pone muchos años de trabajo, muchos recuerdos, mucha ficción.

Ese libro que una escribe para que las palabras que un día oyó, no desaparezcan con los olvidos.
Para que permanezcan vivas en la memoria las personas que ya se fueron. Algunas personas que fueron parte importante de mi vida. Esas sin las que yo no existiría. Personas a las que no conocí, porque el tiempo no nos deja conocer a todos aquellos de los que somos parte.

Las palabras hacen magia con nosotros. Y nosotros con ella. Así les digo siempre a mis jóvenes lectoras en las charlas que me llevan a tantos colegios e institutos cada día.

Estoy convencida de que los libros no tienen edad. Pero este tiene tiempo. Empecé a escribirlo hace años. No recuerdo cuántos, pero sí recuerdo cuándo escribí las primeras líneas, que ya no son las que leerán quienes se adentren en él. Mientras unas palabras esperaban a otras, he escrito varias novelas más, tal vez cinco o seis. O siente. Siempre muy personales, porque no sé escribir de otra manera. Ni quiero.
Sí, este libro tiene tiempo. El que hace falta para sacar historias con las que viví, con las que soñé haber vivido. Con las que me gustaría vivir todavía pero que ya se marcharon al hogar en el que no existe ya el tiempo, que se queda con los vivos y con las palabras. Decía Machado que la poesía es "palabra en el tiempo".

El tiempo lo reduce todo a la nada, a no ser que la nada sea rescatada por las palabras.
Tal vez de eso trate este libro.
Mi abuela guardaba en su armario muchas cosas. Algunas me las enseñó, otras no.

De vez en cuando, en su armario todavía aparecen objetos que me cuentan historias. Muchas postales coloreadas que me hablan con palabras que escribieron desconocidos para desconocidos.

A veces, las novelas sirven también para eso: para conocer a los desconocidos. Y para desconocer a los conocidos.

Postales coloreadas se va a publicar dentro de unos días, en editorial CONTRASEÑA, y la cubierta es de Alberto Gamón. Dos regalos tan maravillosos como el fondo de armario de mi abuela Mercedes. 

domingo, 19 de marzo de 2017

NUEVA NOVELA

Próximante...
Nueva novela.

Su título, Postales coloreadas.
Editorial Contraseña.

Aunque creo que los libros no tienen edad, este no es un libro infantil, y tampoco va a salir dentro de una colección de Literatura Infantil y Juvenil.

Habla de mujeres que fueron niñas, pero no tuvieron una infancia con muñecas.
Habla de postales que alguien escribía y firmaba por ellas, porque ellas no sabían esribir.

Tal vez alguna de aquellas postales fuera tragada por este león, que tan fascinada me tenía de pequeña, en el edificio de Correos de Zaragoza. Todavía está ahí. Apenas nadie lo alimenta ya con cartas de papel y con postales de cartón. Pero nos recuerda que hubo un tiempo en el que...

Postales coloreadas habla de la vida, eso por lo que pasamos todos los días.

Sin más.

domingo, 12 de febrero de 2017

Entre los recomendados de la FUNDACIÓN CUATROGATOS

Me gusta mucho comunicaros que mi novela, EL SECRETO DEL ESPEJO, publicada el año pasado por Anaya Infantil y Juvenil, con cubierta de David Guirao, es uno de los libros recomendados este año por la FUNDACIÓN CUATROGATOS, de Miami, Estados Unidos.


Todos los años se eligen y recomiendan libros ganadores, finalistas y recomendados, de entre los títulos publicados en lengua española en todo el mundo. El año pasado tuve el honor de formar parte de la lista con EL SECRETO DEL GALEÓN, y este año con la segunda parte de la que, de momento, va a ser una trilogía.

Muchas gracias a la FUNDACIÓN GUATROGATOS por su ímprobo trabajo de lectura y reflexión sobre tantos libros publicados en Latinoamérica y en España.
Y sobre todo, gracias por seguir apostando por la LITERATURA para niños y jóvenes.